La ex primera dama de California no podrá evitar la humillación de ser el centro de un escandaloso y muy publicitado divorcio. Pero al menos tendrá el aliciente de quitarle una fortuna a por sus pecados de alcoba, incluyendo el de haberle ocultado un hijo ilegítimo con su asistenta. Shriver ha contratado a una de las abogadas más despiadadas de Hollywood para llevar su caso y, según «The Times», con su ayuda podría hacerse con 400 millones de dólares de las cuentas del «Governator». La ley de California obliga a dividir todos los bienes en partes iguales, dejando sin efecto el acuerdo prenupcial de la pareja.

, que en el pasado ha representado a Britney Spears y Angelina Jolie y ahora también lleva el divorcio de Robyn Moore, la esposa de Mel Gibson, será la letrado de Shriver. Su padre, Dennis Wasser, es un viejo sabueso con décadas de experiencia en el arte de las separaciones difíciles, con clientes de la talla de Tom Cruise y Steven Spielberg. En caso de que consiga la estrambótica suma, su divorcio podría convertirse en uno de los más caros de la Historia, superando al de Michael Jordan, que, en 2006, tuvo que desembolsar la friolera de 160 millones de dólares para contentar a su ex, Juanita Jordan.

Leído en: abc.es

Share