Siete años en el puesto le han enseñado que una cosa es vender una idea política, otra muy distinta es cumplir la promesa.

ganó la después de anunciar su candidatura por televisión y pronunciar diatribas contra el gasto fiscal en ruidosos actos de campaña.

, que entonces era la máxima estrella mundial del cine de acción, transmitía una imagen de hombre invencible, y convenció a los californianos de que todo era posible con la actitud mental correcta.

“Yo sé vender”, repetía entonces.

Siete años en el puesto le han enseñado que una cosa es vender una idea política, otra muy distinta es cumplir la promesa. El de 63 años deja el puesto en enero entre elogios por su activismo ambientalista, que ha sentado precendentes, y críticas por incumplir su promesa de sanear las arcas del estado.

Leído en: eltiempo.com.ve

Share