La posesión de hasta 28,35 gramos, es decir, una onza de en es desde ahora una infracción apenas tan seria como conducir con exceso de velocidad. El promulgó una ley que convierte la posesión de una cantidad de hasta una onza de marihuana ‹hasta ahora, un delito menor‹ en una infracción pasible de una multa máxima de 100 dólares. Aun cuando era un delito menor, la posesión de semejante cantidad de la droga era castigada por el mismo monto de multas y no conllevaba penas de cárcel.

Pero el poseedor podía ser arrestado y citado a comparecer ante una corte y se le abría un prontuario criminal.

Leído en: larepublica.pe

Share