Una desvela que para que el actor llegara a la Casa Blanca se tendría que reformar la

Aunque este año se le ha visto en un pequeño papel en la exitosa Los mercenarios y el anterior apareció brevemente en Terminator Salvation, son muchos los que se preguntan si hay un futuro cinematográfico para Arnold una vez que concluya en noviembre su segundo mandato como . Por ahora, el austriaco se ha limitado a hablar de algunas de las propuestas que tendrán que aprobar o rechazar los votantes en las elecciones del 2 de noviembre en las que también se elegirá a su sucesor, a nombrar jueces y a recortar presupuestos, pero no ha hablado respecto de cuáles son sus planes una vez entregue su sillón a sus posibles reemplazantes, la republicana o el demócrata .

arnold-schwarzenegger

ha escrito la biografía del actor, desde su más tierna infancia hasta su presente como estadista, basándose en las historias y opiniones de personas que lo han conocido tanto en Austria como en Estados Unidos / GYI

Si bien son muchos los que se entusiasmarían con un retorno al cine siete años después de su último papel protagonista en Terminator 3: la rebelión de las máquinas, a los 63 años esa no parece ser la opción más inmediata.

Según una biografía publicada este mes por Ian Halperin, un periodista y escritor canadiense que se ha especializado en sacar los trapos sucios de grandes figuras vivas o muertas, por ahora Schwarzenegger no tiene ningún interés en regresar a los platós, ya que aunque los resultados de sus dos mandatos pueden ser más que discutibles –California, uno de los estados más ricos de Estados Unidos, atraviesa una espantosa crisis económica– tiene todo fríamente calculado para seguir los pasos de Ronald Reagan, y postularse para suceder a en las elecciones del 2012, lo que intentaría lograr acompañado del actual alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, como vicepresidente. Claro que para lograrlo tendrá que superar un enorme escollo: reformar la Constitución norteamericana, que actualmente impide que alguien nacido fuera de Estados Unidos pueda llegar a la presidencia del país. Aunque todo esto parezca más que obvio, hasta la llegada de la biografía a las librerías, Arnold había guardado sus planes como secreto de Estado.

El libro, titulado The governator: From Muscle Beach to his quest for the White House, the improbable rise of (lo que podría traducirse como: El gobernador: de Muscle Beach a su búsqueda de la Casa Blanca: el improbable ascenso de ), cuenta la historia del atleta, actor y político desde su más tierna infancia en Austria hasta su llegada a la playa de los fisicoculturistas en Los Ángeles, su consagración como estrella de Hollywood y el presente como estadista. Halperin, quien estuvo en el primer lugar de la lista de superventas de The New York Times con la biografía sobre Michael Jackson que publicó poco después de su muerte, y también ha escrito libros sobre Brangelina y Celine Dion, sostiene que nunca intentó entrevistar al propio Schwarzenegger y que se basó en las opiniones de quienes le han conocido, para intentar crear un retrato honrado, pero también ha incluido numerosos testimonios sobre casos de acoso sexual tanto antes como durante su matrimonio con Maria Schriver.

El autor revela que no tuvo problemas para hallar mujeres dispuestas a contar sus desventuras, por lo que en una de las entrevistas de promoción ha dicho que, “en términos de acoso sexual, Arnold Schwarzenegger hace que Tiger Woods parezca la Virgen María”.

Leído en: lavanguardia.es

Share