Entre lo mucho que puede cambiar con la elección legislativa del 2 de noviembre figura la despenalización del consumo del .

En , el (pero atípico) ve con buenos ojos la llamada “”, que libera el consumo de la droga en ese Estado. Y según varias encuestas, la propuesta tiene chance de ser refrendada, pese a la resistencia de varios sectores, entre los que se cuenta el gobierno de , al que la idea no le gusta ni medio.

Algunos ya paladean el negocio. Por ejemplo, la empresa weGrow Hydroponics presentó el primero de los 75 supermercados dedicados íntegramente a la producción y venta de marihuana que tiene pensado instalar de aquí a cinco años. Calculan ganar 75 millones de dólares en el primer año.

Y, con eso de apurarse, ya se fundó el primer , con un potencial de un millón y medio de afiliados. “Nunca, ni en mis más salvajes sueños, pensé que algún día organizaríamos un sindicato de este tipo”, dijo Lou Marchetti, uno de los líderes de Local 70, tal el nombre de la organización.

Hace 14 años que el uso de de marihuana “con fines medicinales” está permitido en California, al igual que en otra veintena de estados. Pero ahora lo que se busca es la despenalización, lisa y llana, algo que el proyecto define con la expresión -por demás, sugerente- “consumo para fines recreativos”.

De aprobarse, la norma abriría las puertas a la aplicación de impuestos al consumo, similares a los que rigen para alcohol y tabaco, lo que acarrearía millones de dólares que llegarán como bendición a las quebradas arcas públicas. Y de eso se trata, en buena medida.

Leído en: lanacion.com.ar

Share