Los trapos sucios y la virulencia de la campaña entre los candidatos al cargo de  condicionan hoy la elección en el estadounidense territorio de .

elecciones-california-jerry-brownA escasas cuatro semanas de los comicios del 2 de noviembre, en los que se elegirá la totalidad de la Cámara de Representantes, un tercio del Senado y varios cargos de gobernadores, la y el , cruzan espadas para ocupar el asiento que ahora tiene .

Paradójicamente, no son los cerca de 119 millones de dólares gastados por la candidata republicana de su fortuna personal ni los escasos recursos de Brown los que al parecer decidirán la disputa.

Whitman está empantanada con el caso de de la mexicana , una inmigrante ilegal que presuntamente fue maltratada mientras laboró en casa de la candidata y que fue despedida.

Aunque mantiene una posición con matices sobre el tema migratorio, en la ex ejecutiva de eBay destaca más su oposición a una reforma migratoria que cualquier acercamiento a la comunidad latina, algo considerado un pecado para cualquiera que aspire al triunfo.

El caso de Díaz al parecer será una estocada decisiva a su carrera política.

Hace varias semanas, los sondeos hablaban de un acercamiento y casi paridad entre los dos contendientes. Asimismo, los medios destacaban el gasto de sumas millonarias de la republicana en una campaña para llegar a los hispanos.

Pero, después de dos debates cara a cara y el caso Díaz, las investigaciones hablan de la ventaja del demócrata, quien gana por más de cinco puntos, aunque algunos sitúan el margen en 10.

Ahora, los republicanos tratan de atacar a Brown, un demócrata liberal, quien ocupó ese cargo entre 1975 y 1983.

La polémica pudiera venir porque este presuntamente viajó a Cuba en el año 2000, lo que viola la ley de bloqueo económico impuesta por Washington contra la nación caribeña hace casi 50 años, y que, en opinión de muchos estadounidenses, es inconstitucional.

Pero, según grupos comunitarios locales, California no es Florida, y Los Angeles no es Miami, ciudad ésta donde el lobby de la ultraderecha cubanoamericana vapulea la política estadounidense.

Leído en: prensa-latina.cu

Share